AAAAY PAAAAYO, EL DÍA QUE LA PUNKARLA ME FUSTIGÓ

9 abril 2009 at 4:34 (Uncategorized)

Dra. Heidi & Mrs. Hari Productions presenta…

Una historia más conmovedora que “Cuando apuñalé a un pingüino” y más tierna que “Lo que el verme se comió”…

Una historia tragicómica con final feliz y un argumento deslizante…

“Aaaay Paaayo! El día que la Punkarla me fustigó”

Desearía no tener que plasmar ante el público todoslos tintes eróticos que emana la situación de que una belleza de ojos azules fustigue con amor a una rubia de ojos verdes. Obviaré los detalles de la vestimenta, esa vestimenta de cuero ajustado con tachuelas en los bordes y un trenzado curvilíneo que la atravesaba… Comencemos por el principio.

Corrían aquellos felices tiempos en que yo consumía tubérculos psicotrópicos durante las puestas de sol; por aquella época yo había perdido los martes -esto es una historia que otro día explicaré- y la vida no es que me sonriera, sino que se carcajeaba de mí, adornada con esas lucecillas como de neón que me seguían allá por donde yo fuera.

Me desperté por la mañana y seguí el ritual habitual -levantarme, ducharme, vestirme, beber mi zumo de puerro, regar mis plantas y dar de comer al calamar gigante que habita en mi salón- antes de salir a la calle a caminar. Pasé por delante de una tienda sin ventanas que estaba oculta en la entrada de un callejón. Mi cabeza me decía que no debía acercarme a esa puerta, pero mi instinto me sugería reincidentemente que debía entrar porque en el interior había algo que yo buscaba. Como persona racional que soy, hice caso a mi cabeza -que siempre me dijo “sigue tu instinto”- y entré. La puerta emitió el típico sonido de película de terror que indica una evidente falta de 3 en 1 en las visagras, entré con miedo y di unos pasos, y de nuevo hizo el mismo sonido al cerrarse (la secuencia sería: ñeeeeec, tun, tun, tun, ñeeeeec); mi vocecilla de porro mañanero preguntó suavemente si alguien se encontraba en la estancia, a la vez que mi sexto sentido sentía cómo yo era observada desde la oscuridad silenciosa. Unos luminosos ojos azules emergieron desde lo más intrigante y oscuro del lugar, y un tono de voz pecoso me advirtió del peligro que estaba corriendo al ser tan temeraria.

(continuará en sucesivas actualizaciones….)

Anuncios

2 comentarios

  1. Adrián C said,

    :O

    QUÉ PASÓ?
    QUÉ PASÓOOOOOOO?????

  2. Karliña said,

    Dios ke grande eres¡¡¡¡¡xDDD….mejor no pdrias describirme¡¡¡¡¡¡¡

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: